Con el objeto de promover el certificado energético de viviendas, la Directiva Europea 2002/91/CE exigía a los Estados Miembros, el establecimiento de un procedimiento de certificación energética de viviendas. Este certificado energético de viviendas se dirige tanto a los edificios nuevos como a los de segunda mano, para que el posible comprador o inquilino tenga información objetiva sobre el consumo energético del edificio en forma de certificado energético.

 

El Certificado Energético de viviendas y edificios nuevos entró en vigor en noviembre del año 2007 y en Marzo de 2013 se aprobó el Certificado Energético de edificios existentes.